Atrás Informe Especial - 23/06/2021

Cuatro reglas para romper las reglas del diseño de envases para ecommerce

El empaque de comercio electrónico ofrece amplias posibilidades para seducir al consumidor a distancia. Entre ellas: maximizar el uso del espacio de impresión para compartir mensajes y crear una experiencia de marca inmersiva

Cynthia Briceño Obando / prensa@revistacorrugando.com

 

El mundo está cambiando rápidamente y muchas marcas están desorientadas, luchando por saber cómo responder a estos cambios. 

Hernán Braberman socio y director ejecutivo de diseño de Tridimage, especializada en diseño de empaques; puso el dedo en la llaga, durante el II Ciclo de Charlas: Hablemos de Estrategia organizado por ACCCSA y compartió con representantes del sector sus conocimientos respecto de como los cambios acelerados en los patrones de consumo de nuestras economías y el e-commerce ha cambiado la forma de diseñar empaques y crear marcas.

Partió de la idea de que la innovación en el packaging ya es una necesidad, en un mundo en el que todo evoluciona. Y que, para hacer ese twist, hay que romper las reglas. Más si se trata de un empaque “que ya no cumple con el objetivo de seducir en el estante, para comprar uno o otro producto“, sino que ofrece otros valores de marca y en una experiencia de usuario más extendida.

“Cuando se alcanza entre el 7% ,10% o más de compra electrónica es el momento de pensar en un empaque específico para ese canal. En el entorno virtual, debe desencadenar un efecto de recompra, de recordar y de fidelizar en el hogar. Es por eso, que son una gran oportunidad para diseñar de forma disruptiva“, dijo el especialista.

Cuatro reglas para romper

    1. Piense “fuera de la caja“: Desobedezca a las normas. Todo principio de innovación implica un poco de rebeldía frente a lo establecido. Pregúntese: ¿Qué tal sí?... mi empaque se ajusta al agarre que facilita la transportación del producto, si se acomoda para que ofrezca una sorpresa al abrirlo, si no se sobre empaqueta.

    2. Crea ¡sorpresa!: Cuando se trata comercio electrónico no basta con conformar al consumidor, hay que sorprender. Porque sin sorpresa, no hay interés, y sin interés no hay valor. Recuerden que, en la relación de comercio en línea, el empaque se convierte en la tienda del producto, es el escenario que presenta el producto al comprador. No hay más.

    3. Cambia de perspectiva: La innovación siempre tiene que estar inspirada en el usuario. Esto para sorprenderlo tanto con beneficios funcionales, como emocionales. Se puede además repensar el diseño de empaque, para ofrecer empaques duraderos, en lugar de efímeros. Esto se alinea completamente con los valores de sostenibilidad, hoy tan apetecidos.

    4. Organiza citas a ciegas: Une dos productos, cambia de idea, y pum, nace un producto nuevo. Esto es cuando el empaque se convierte en un nuevo producto. Funciona también en el caso del uso de realidad aumentada, y otras combinaciones de cajas, con tecnología.