Atrás Columna

¿Debe su empresa adoptar el teletrabajo?

Muchas empresas vieron el éxito del teletrabajo durante la pandemia y ahora se preguntan si deben adoptar esta práctica en forma permanente

 

 

La pandemia ha hecho que muchas empresas adoptaran el teletrabajo al ser imposible mantener el sitio de trabajo abierto por las múltiples regulaciones gubernamentales para controlar el virus COVID-19.

En este artículo, deseamos enfocar el problema de, si las empresas en particular deben adoptar, total o parcialmente el teletrabajo.  Hemos revisado muchos artículos al respecto y entrevistado a numerosos directivos respecto a su percepción del teletrabajo.

En primer lugar, debemos de aceptar que hay numerosos trabajos no susceptibles al teletrabajo. Obviamente trabajos de operarios y similares no son objeto de esta discusión.  Lo son los trabajadores de oficina, que de todas maneras pasan la mayoría del tiempo en frente de computadoras, o trabajos que se realizan por teléfono o otras vías de comunicación virtuales.

Lo que hemos descubierto es que la decisión es mayormente de cada empresa. Compañías de la misma industria muy a menudo se enfrentan a situaciones diferentes, que influyen en la decisión de adoptar el teletrabajo.

A la hora de la decisión hay varios factores que considerar. Vamos a referirnos a algunos de ellos, para que el lector trate de decidir cómo afecta a su empresa.

Algunas consideraciones que soportan el teletrabajo:

El costo de alquiler, o propiedad de la oficina. Hay reportes de algunas empresas que han cancelado su contrato de alquiler de oficina en el Empire State Building en Nueva York [1]. En este y casos similares el ahorro es sustancial si el trabajo se puede hacer desde la casa sin pérdida de calidad.

Distancia promedio desde casa a lugar de trabajo. El ahorro es en tiempo, combustible y contaminación. Si el trabajador requiere de más de una hora en ir y venir a la oficina, se ha reportado que es mucho más eficiente durante las 8 horas que dedica al trabajo. Y muchas veces tiende a trabajar más horas que las legales.

Circunstancias especiales del empleado: tiene niños pequeños o padres de cuidado conviviendo en el mismo hogar. Si bien no es conveniente que el empleado atienda labores hogareñas o de cuidado durante las horas de trabajo, los estudios han demostrado mayor productividad al eliminar la ansiedad del empleado en la oficina por no saber lo que pasa en su casa mientras está ausente.

Que el trabajador tenga un lugar adecuado para trabajar en su casa, con privacidad, buena conexión de internet y mesa y silla ergonómica. 

Inconvenientes asociados

Existen estudios que demuestran que el trabajo a distancia trae inconvenientes importantes a las empresas, por lo que requieren tomar medidas para controlarlas.

Se pierde parte de la cultura de la empresa que se adquiere al intercambiar ideas y “chismes” en el local de trabajo. La interacción con compañeros y superiores es parte de lo que crea la cultura de una empresa, eso se pierde en gran parte al estar trabajando desde el hogar.

Al estar alejado de la empresa, de sus jefes, y muchos de los beneficios, se pierde en parte la lealtad hacia le empresa.

Se dificulta la supervisión y la evaluación del empleado a distancia. Hay que tomar medidas que permitan saber lo que está haciendo el empleado, sin irrumpir en su vida personal.

Hay serias consideraciones de la posible fuga de información importante de la empresa, así como el riesgo de que se puedan infectar los programas de la empresa, y que “hackers” puedan entrar en los sistemas de la empresa por fallas de un empleado al utilizar su computadora en su casa, o que alguien no autorizado acceda a información de le empresa.

Algunas recomendaciones

En todo caso hay algunas recomendaciones que han compartido los diferentes estudios y entrevistados para atenuar los problemas:

Los empleados a distancia deben visitar regular y frecuentemente las oficinas, lo más común es un día a la semana. Este día puede ser fijo para cada empleado (la empresa los escalona para utilizar mejor el espacio) así como también hacer obligatoria la asistencia a eventos especiales que requieren la presencia de todos los trabajadores.

La empresa utiliza un sistema de internet (generalmente VPN) con estrictos y modernos sistemas de seguridad que impiden el acceso a la red privada de la empresa.

La empresa debe compensar total o parcialmente los costos adicionales que tiene el empleado debido a mayor costo de conexión de internet, aumento de tarifa eléctrica por uso de aire acondicionado y otros.

La empresa tiene que proveer al empleado en teletrabajo de las herramientas virtuales requeridas para el trabajo, y en ocasiones del mobiliario adecuado para realizar sus labores.

La empresa puede utilizar sistemas de rastreo de las actividades que realiza el empleado, tanto el tiempo en que está conectado, como lo que hace mientras está conectado. Estos sistemas tienen que respetar la privacidad del empleado.

La empresa debe tener un contrato de trabajo que le permita acceder al domicilio del trabajador a distancia para observar el sitio de teletrabajo

[1] New York Times