Atrás Sostenibilidad - 17/10/2022

Calderas de biomasa para la generación de energía más limpia

Smufirt Kappa apuesta a esta tecnología térmica en Colombia y espera reducir en casi 200.000 toneladas sus emisiones de CO2 anuales

Smurfit Kappa confirmó recientemente la inversión de cerca de 100 millones de dólares para la instalación de una caldera de biomasa, mediante la cual se aprovecharán diferentes tipos de residuos orgánicos (tales como la corteza de pino y eucalipto provenientes de sus plantaciones forestales comerciales, los residuos de  su planta de tratamiento de madera, las cenizas y lodos generados en su proceso de fabricación de papel, entre otros) para generar energía más limpia.

Mediante este proyecto, la lider en la fabricación de empaques a base de papel y cartón,  espera reducir casi 200.000 toneladas de CO2 al año, lo que representa el 6% de las emisiones directas de CO2 generadas por todo el Grupo Smurfit Kappa y casi el 35% correspondiente a las operaciones en Colombia. Adicional a estos beneficios, también se generarán ahorros significativos, pues la capacidad de esta caldera de biomasa (120 toneladas de vapor por hora) sustituirá el vapor generado actualmente en la caldera a base de carbón y gas. Se espera que la nueva caldera entre en funcionamiento a finales de 2024. 

Al respecto, Alvaro José Henao, CEO de Smurfit Kappa Colombia explicó en una nota de prensa  que “La construcción de esta caldera refleja la circularidad que atraviesa todas nuestras operaciones, pues estamos dándole un segundo uso a nuestros propios residuos. Es además un proyecto de suma importancia para la región, pues contribuirá en el propósito de ampliar el uso de energías renovables. Con esta inversión y lo que dinamizará en términos económicos y de generación de empleo, el Grupo Smurfit Kappa reafirma su apuesta por Colombia como un mercado con gran potencial. Finalmente, la puesta en marcha de esta caldera de biomasa de última tecnología nos acerca al objetivo global que tenemos como Compañía de reducir en un 55% nuestra huella de carbono para 2030 y de esta forma contribuir a la construcción de un mundo cada vez más sostenible y amigable con el entorno”.

En esa misma línea, la Compañía señaló que la caldera no solo les permitirá fabricar soluciones de empaque con un proceso productivo más sostenible sino que, además, optimizará sustancialmente su eficiencia energética. Y, aunque Smurfit Kappa cuenta el biocombustible necesario para alimentar la caldera, también se encuentra abierta a generar sinergias con otras industrias que permitan obtener mayores cantidades de biomasa.